Procesos de corte de metal: corte plasma, oxicorte y corte láser

Cortes de precisión para soldaduras de precisión

En Praxair trabajamos en estrecha colaboración con usted para entender sus necesidades en procesos de corte y soldadura, ayudándole a elegir el proceso de corte más eficiente y económico para sus operaciones. Analice a continuación algunas de las ventajas y diferencias que ofrecen nuestras principales tecnologías de corte.

Oxicorte

El oxicorte es un método rentable para cortar chapas con o sin preparación. Corta de forma fácil chapas rugosas y oxidadas y no requiere excesiva habilidad para producir excelentes resultados. El proceso de corte por oxicombustible provoca una reacción química de oxígeno con el material base a temperaturas elevadas facilitando el corte del metal. La temperatura necesaria se mantiene mediante la llama provocada por la combustión de un gas combustible mezclado con oxígeno puro.

El proceso se basa en la rápida formación de óxido de hierro, producido cuando se introduce una corriente de oxígeno puro a alta presión dentro del perímetro de corte. El hierro se oxida rápidamente debido al oxígeno de alta pureza y esta reacción libera calor. El flujo de oxígeno y los gases de combustión desplazan el óxido fundido y el metal arde a su paso, produciendo un corte estrecho. La formación continua de óxido de hierro exige el suministro de altos volúmenes de oxígeno al área de corte a una presión preestablecida. El intenso calor producido por esta reacción sustenta el proceso de corte.

Las aplicaciones de oxicorte más habituales se limitan al acero al carbono y de baja aleación. Estos materiales pueden cortarse económicamente y la configuración es rápida y sencilla. Para el oxicorte manual no existe necesidad de corriente eléctrica y los costes de equipos son bajos. Los materiales con rangos de espesor comprendidos entre 1,6 mm y 102 mm pueden cortarse mediante el oxicorte manual. Espesores mayores se cortan con buenos resultados mediante el uso de máquinas de corte.

Corte Plasma

El corte plasma corta metales al fundir un área localizada del material mediante un arco eléctrico restringido que elimina el material fundido con un chorro de gas ionizado caliente a alta velocidad.

El corte plasma puede utilizarse para cortar cualquier metal conductor de electricidad si su espesor y forma permiten la plena penetración del chorro de plasma. Debido a que el proceso PAC puede utilizarse para cortar materiales no ferrosos y es más rápido que el oxicorte con materiales ferrosos de espesores pequeños y medios, lo convierte en la alternativa más económica para muchas aplicaciones industriales.

El equipo corte plasma permite cortar una amplia gama de espesores Y en aplicaciones con plasma de alta definición se puede igualar la calidad de corte láser, obteniendo costes operativos y de adquisión del equipamiento sustancialmente inferiores.

Corte Láser

El corte láser es un proceso de corte térmico basado en la fusión o vaporización altamente localizadas que produce un haz de luz coherente de alta energía, por lo general con la ayuda de un gas de asistencia. El gas de asistencia desaloja el material fundido de la zona de corte. Es aplicable tanto en los materiales metálicos como en los no metálicos. La principal característica del corte láser es su productividad, obteniendo cortes de alta calidad a elevadas velocidades.

Los tipos de láseres más extendidos a nivel industrial son el láser de CO2 y el láser de estado sólido. Un láser de CO2 utiliza un medio gaseoso para producir el haz láser, mientras que en un láser de estado sólido el haz se obtiene de un medio cristalino dopado.

Los equipos de corte láser producen un corte de alta calidad y elevada reproductibilidad con una zona afectada térmicamente mínima y poca o ninguna distorsión. El proceso es flexible, fácil de automatizar y ofrece altas velocidades y excelente calidad de corte. El coste de los equipos es alto pero está disminuyendo a medida que la tecnología de resonador se vuelve más accesible.

También te podría interesar

Leave a comment